Contactanos:
  • Padres
    Divulgación
    Dolor crónico: una experiencia mal entendida en los jóvenes


    30/01/2021

    Dolor crónico: una experiencia mal entendida en los jóvenes

    Jordan A and Caes L (2020) Chronic Pain: A Poorly Understood Experience in Young People. Front. Young Minds. 8:24. doi: 10.3389/frym.2020.00024

    https://kids.frontiersin.org/article/10.3389/frym.2020.00024

    El dolor es una experiencia común en la vida cotidiana y parte de nuestras primeras experiencias como bebés y niños pequeños. La mayor parte del dolor que experimentamos no dura mucho y es «útil», ya que nos enseña cómo evitar situaciones que pueden causarnos daño. Sin embargo, no todo el dolor es a corto plazo o útil. El dolor que es continuo o aparece y desaparece durante un mínimo de 3 meses se denomina dolor crónico. El dolor crónico es común en niños y adolescentes y puede afectar muchas áreas de la vida de los jóvenes, como el deporte, la escuela, el sueño, la salud mental y las amistades. Desafortunadamente, no entendemos muy bien esta experiencia de dolor crónico en los jóvenes y cómo afecta sus vidas. Es realmente importante que desarrollemos una mejor comprensión de cómo podemos ayudar a los jóvenes con dolor crónico y a sus familias a vivir una vida plena.

    ¿Qué es el dolor y cómo lo describimos? Hacer una pregunta como «¿Qué es el dolor?» puede parecer una tontería. Seguro que todo el mundo sabe lo que es el dolor, ¿no es así? Accidentalmente se roza la mano con una estufa caliente o se golpea el codo con una mesa y de repente le duele. El dolor es una parte común de la vida cotidiana y nos ayuda a aprender a evitar situaciones que puedan causarnos daño. Una vez que sepa que tocar una estufa caliente es doloroso, trate de evitar hacerlo nuevamente. El dolor también es una gran parte de nuestras primeras experiencias de vida. Los niños pequeños se caen y chocan con cosas mientras aprenden a caminar y los bebés lloran ante el dolor repentino de una inyección de rutina.

    En un estudio reciente, los investigadores observaron a niños de 1 a 2 años en un centro de juegos e informaron al menos un evento doloroso (como una caída o un golpe) por hora por niño [1]. Afortunadamente, este tipo de experiencias dolorosas generalmente duran poco tiempo y luego desaparecen. Este tipo de dolor se llama dolor agudo. Dolor que dura <3 meses.

    Sin embargo, el dolor no siempre es de corta duración. Es posible que pueda pensar en momentos en los que el dolor ha durado mucho tiempo, incluso si no está presente todo el tiempo. Los ejemplos pueden incluir experimentar dolores de cabeza regulares o romperse un brazo hace más de un año, pero aún sentir dolor en este brazo y no poder usar el brazo correctamente. Este es un ejemplo de dolor que no es útil porque no proporciona ninguna función útil, como prevenir el uso de un brazo lesionado. El dolor que es continuo o que aparece y desaparece durante al menos 3 meses se denomina dolor crónico. Dolor que dura 3 meses o más.

    Desafortunadamente, no entendemos muy bien la experiencia del dolor crónico. Para intentar comprender mejor la experiencia del dolor crónico, se han desarrollado varias medidas para medir la gravedad de la experiencia del dolor. Existen numerosas formas de medir el dolor, desde la observación de conductas relacionadas con el dolor, como las muecas en los bebés, hasta pedir a los jóvenes que califiquen su dolor en una escala de 0 (sin dolor) a 10 (el peor dolor imaginable). Medidas como estas se denominan escalas de calificación numérica y se centran en evaluar la «gravedad» del dolor.

    ¿Qué tan común es el dolor crónico en los jóvenes? Sabemos que el dolor crónico es comúnmente experimentado por niños y adolescentes (usaremos el término “jóvenes” para referirnos al grupo combinado de niños y adolescentes a lo largo del artículo). Un estudio reciente realizado en 42 países diferentes encontró que el 44,2% de los jóvenes informaron haber experimentado dolor semanal durante los últimos 6 meses, con tasas que difieren entre países [2]. Recuerde que este número no dice nada sobre el impacto de este dolor en la vida de estos jóvenes, y es probable que muchos jóvenes vivan una vida plena. Un estudio anterior de jóvenes con dolor crónico destacó que aproximadamente el 5,1% de los jóvenes con dolor crónico tenían un dolor tan severo que afectaba su vida diaria, impidiéndoles hacer las cosas que querían hacer [3]. Los datos de la investigación nos dicen que el dolor crónico es más común en las niñas y que la experiencia del dolor crónico aumenta a medida que los niños se vuelven adolescentes. No sabemos por qué el dolor aumenta durante la pubertad o por qué es más común en las niñas, aunque también se han encontrado niveles más altos de dolor crónico en mujeres que en hombres. El dolor crónico puede ser parte de una condición de salud continua en los jóvenes, como la artritis. Una condición de salud que causa hinchazón, rigidez y dolor en las articulaciones de una persona, enfermedad inflamatoria intestinal o síndrome de fatiga crónica, o puede ocurrir sin ninguna razón obvia.

    La investigación está comenzando a analizar por qué algunos jóvenes desarrollan dolor crónico. Por ejemplo, un estudio actual está analizando por qué algunos jóvenes todavía experimentan dolor incluso una vez que se ha curado un hueso fracturado. Puede leer más sobre este estudio aquí.

    ¿Cómo puede afectar la vida de los jóvenes el vivir con dolor crónico? Hay muchas formas diferentes en las que vivir con dolor crónico puede afectar la vida de los jóvenes (Figura 1). Sabemos que a los jóvenes les puede dificultar dormir, hacer deporte, concentrarse, ir a la escuela y salir con amigos o familiares. Con esto en mente, no es sorprendente que uno de los mayores desafíos que enfrentan los jóvenes que viven con dolor crónico sea la mala salud mental. De hecho, los jóvenes reportan altos niveles de ansiedad y depresión, con algunos problemas de salud mental que persisten a medida que el joven se convierte en adulto [4].

    El dolor crónico también suele perturbar la vida escolar de los jóvenes. Sabemos que vivir con dolor crónico puede dificultar la asistencia a la escuela, ya que los jóvenes pierden muchos días escolares. Un estudio realizado en EE. UU. Encontró que los jóvenes con dolor crónico que no está relacionado con una afección médica perdieron casi nueve días escolares durante 3 meses, lo que resultó en más ausencias que los jóvenes con artritis y los jóvenes sin dolor [5]. En algunos casos extremos, los estudios han demostrado que los jóvenes que están muy discapacitados por su dolor continuo pueden tener que repetir un año. Incluso si estos jóvenes pueden asistir a la escuela, experimentar un dolor constante puede dificultar la concentración y la participación en las actividades. Perderse las actividades escolares puede interrumpir el aprendizaje y también dificultar el hacer nuevos amigos o mantenerse al día con los amigos existentes. Vivir con dolor crónico también puede afectar el sentido de los jóvenes de quiénes son y qué los hace únicos. A este proceso lo llamamos formación de identidad personal Un sentido de quién eres como persona y qué te hace único.

    Formar una identidad personal es complicado para cualquier joven, pero puede ser particularmente difícil para los jóvenes que necesitan encontrar un sentido de quiénes son a pesar de vivir con dolor crónico [6]. Para algunos jóvenes, su dolor se convierte en parte de su sentido de quiénes son, por lo que se ven a sí mismos como adolescentes que viven con dolor crónico. Otros jóvenes están ansiosos por pensar en su dolor como algo separado de su sentido de quiénes son. Entonces, se ven a sí mismos como personas a las que les encanta bailar y charlar con amigos, pero que viven con dolor crónico.

    El impacto del dolor crónico puede extenderse más allá de la persona joven y afectar a sus padres y cuidadores. En particular, sabemos que los padres de jóvenes que viven con dolor continuo a menudo informan que se sienten ansiosos y deprimidos. Los estudios también han demostrado que los padres de jóvenes que están extremadamente discapacitados por su dolor informan problemas para llevar una vida social y laboral completa. Este impacto en la vida de los padres a menudo se debe a que su hijo con dolor depende en gran medida de ellos, mucho más que los jóvenes de una edad similar que no experimentan dolor [7].

    ¿Cómo perciben los demás el dolor que es difícil de ver? Uno de los mayores problemas que enfrentan los jóvenes con dolor crónico es que el dolor suele ser invisible para los demás. Si se rompe la pierna, es posible que la tenga enyesada. Este yeso facilita que las personas vean su dolor y es una señal clara de que debe tener cuidado con la pierna. También permite que otras personas sepan que deben ser pacientes con usted, ya que no estará listo y funcionando durante las próximas semanas.

    Pero ¿qué sucede cuando el dolor continúa y no hay una causa obvia o ningún signo visible, tal vez “solo” un dolor de espalda que es mejor algunos días que otros? Entonces, un día puedes llegar a la escuela, pero al día siguiente no puedes, porque es demasiado doloroso levantarte de la cama. Los amigos, la familia y los maestros pueden encontrar realmente complicado comprender cómo puede experimentar un dolor continuo cuando no pueden ver qué lo está causando o cómo los niveles de dolor pueden cambiar muy rápidamente de un día a otro. A los amigos les puede resultar difícil entender por qué a veces necesitas cancelar planes en el último minuto cuando te sientes mal. Si esto sucede con frecuencia, tus amigos podrían pensar que ya no quieres pasar el rato con ellos y ya no te invitarán a reunirte. Problemas como este dificultan que los jóvenes con dolor crónico mantengan amistades. Los científicos no saben mucho sobre los efectos a largo plazo que pueden tener las amistades difíciles en la adolescencia en los jóvenes con dolor crónico a medida que envejecen.

     ¿Qué tratamientos están disponibles para los jóvenes que experimentan dolor crónico? Puede pensar que los medicamentos son la opción obvia para controlar el dolor crónico en los jóvenes, pero en realidad no sabemos mucho sobre si los medicamentos y qué medicamentos ayudan a reducir el dolor crónico en los jóvenes. Eso no quiere decir que los medicamentos no funcionen o que los médicos no los utilicen en estos casos, sino simplemente que no se han realizado suficientes estudios de buena calidad sobre este tema. ¿Entonces que sabemos? Sabemos que las técnicas psicológicas, como el establecimiento de metas alcanzables y la relajación, pueden ser útiles para ayudar a los jóvenes con dolor crónico a volver a hacer las cosas que quieren hacer, como salir con amigos, ir a la escuela o practicar deportes. Estos tratamientos psicológicos pueden incluir cosas como la terapia cognitivo-conductual (TCC) Una terapia psicológica que implica cambiar la forma en que las personas piensan y se comportan con respecto al dolor. , cuyo objetivo es cambiar la forma en que los jóvenes piensan y sienten sobre su dolor y cómo ellos (y otros, como padres y maestros) responden cuando experimentan dolor. El tratamiento con TCC aborda los pensamientos, sentimientos y comportamientos acerca de un fenómeno en particular, en este caso, el dolor crónico.

    Por ejemplo, es comprensible que muchos jóvenes estén preocupados por el posible daño que podría causar en su cuerpo mover una zona dolorosa. No mover las áreas dolorosas con el tiempo puede provocar la pérdida de la fuerza muscular y la forma física. Para ayudar a los jóvenes a realizar movimientos suaves de las áreas dolorosas, la TCC desafía sus pensamientos y sentimientos sobre lo que sucederá si intentan mover la zona dolorida. La TCC no suele centrarse en reducir el dolor en sí, sino en reducir el impacto perturbador que tiene el dolor en la vida del joven. Hay buena evidencia disponible de que la TCC ayuda a los jóvenes a volver a realizar las actividades que son importantes para ellos [8]. Una terapia más nueva para tratar el dolor crónico en los jóvenes se llama terapia de aceptación y compromiso (ACT) Una terapia psicológica que se enfoca en aceptar el dolor y renunciar a la lucha por cambiar los pensamientos y sentimientos sobre el dolor. . Aunque tiene algunas similitudes con la TCC, ACT se enfoca en ayudar a los jóvenes a aceptar su dolor y dejar de luchar por cambiar pensamientos y comportamientos difíciles relacionados con el dolor. ACT alienta a los jóvenes a concentrarse en el presente, a través de actividades, como ejercicios de atención plena y permitir que los pensamientos ocurran de una manera que no sea abrumadora. ACT espera lograr el mismo objetivo que CBT: ayudar a los jóvenes a comenzar a participar en actividades que valoran, como salir con amigos. Sin embargo, no muchos estudios han utilizado ACT para tratar el dolor crónico en los jóvenes, por lo que todavía no hay mucha evidencia que nos diga si ACT es eficaz para ayudar a los jóvenes a controlar su dolor y sus efectos. Ni la TCC ni la ACT se centran en reducir el dolor en sí. En cambio, se enfocan en reducir el impacto perturbador que el dolor tiene en la vida del joven, al apoyar a los jóvenes (y a sus padres) para que aborden las cosas que los jóvenes pueden cambiar y que son importantes para ellos. Estos tratamientos a menudo implican trabajar para mejorar el sueño, el estado de ánimo y el ejercicio o el movimiento. Los jóvenes y sus padres pueden participar en terapia de comportamiento cognitivo (CBT) y ACT individualmente o en grupo, ya sea presencialmente o en línea. Los jóvenes tienden a disfrutar de un enfoque grupal, ya que esto significa que pueden conocer a otros jóvenes que realmente entienden lo que es vivir con dolor crónico. Curiosamente, algunos programas de tratamiento de CBT y ACT para el dolor crónico en los jóvenes también están comenzando a incluir tanto a los padres como a los jóvenes.

    Esperamos haberle demostrado que el dolor crónico es una experiencia común para niños y adolescentes y que, para un grupo más pequeño de jóvenes, tiene un gran impacto en muchas áreas de sus vidas y en las vidas de sus padres y familias. La experiencia del dolor crónico es complicada, porque todos experimentamos el dolor de manera diferente. Además, el hecho de que el dolor crónico en sí mismo sea a menudo invisible dificulta que los demás lo comprendan, pero también que los propios jóvenes tengan dificultades para dar sentido al dolor.

    Si bien hay algo de ayuda disponible para los jóvenes que experimentan dolor crónico, se necesita más investigación para comprender qué tratamientos funcionan mejor para qué jóvenes y sus familias. Para abordar el problema de la invisibilidad del dolor, es muy importante aumentar la conciencia pública sobre cómo el dolor crónico puede afectar a los jóvenes y qué se puede hacer para ayudarlos.

    Glossary

    Acute Pain: Pain that lasts <3 months.

    Chronic Pain: Pain that lasts for 3 months or longer.

    Arthritis: A health condition that causes swelling, stiffness, and pain in a person’s joints.

    Personal Identity: A sense of who you are as a person and what makes you unique.

    Cognitive Behaviour Therapy (CBT): A psychological therapy that involves changing the way that people think and behave about pain.

    Acceptance and Commitment Therapy (ACT): A psychological therapy that focuses on accepting pain and giving up the struggle to change thoughts and feelings about pain.

    References
    [1] Noel, M., Chambers, C. T., Parker, J. A., Aubrey, K., Tutelman, P. R., Morrongiello, B., et al. 2018. Boo-boos as the building blocks of pain expression: an observational examination of parental responses to everyday pain in toddlers. Can. J. Pain 2:74–86. doi: 10.1080/24740527.2018.1442677
    [2] Gobina, I., Villberg, J., Välimaa, R., Tynjälä, J., Whitehead, R., Cosma, A., et al. 2019. Prevalence of self-reported chronic pain among adolescents: evidence from 42 countries and regions. Eur. J. Pain 23:316–26. doi: 10.1002/ejp.1306
    [3] Huguet, A., and Miró, J. 2008. The severity of chronic pediatric pain: an epidemiological study. J. Pain 9:226–36. doi: 10.1016/j.jpain.2007.10.015
    [4] Leino-Arjas, P., Rajaleid, K., Mekuria, G., Nummi, T., Virtanen, P., and Hammarström, A. 2018. Trajectories of musculoskeletal pain from adolescence to middle age: the role of early depressive symptoms, a 27-year follow-up of the Northern Swedish Cohort. Pain 159:67–74. doi: 10.1097/j.pain.0000000000001065
    [5] Agoston, A., Gray, L., and Logan, D. 2016. Pain in school: patterns of pain-related school impairment among adolescents with primary pain conditions, juvenile idiopathic arthritis pain, and pain-free peers. Children 3:39. doi: 10.3390/children3040039
    [6] Jordan, A., Noel, M., Caes, L., Connell, H., and Gauntlett-Gilbert, J. 2018. A developmental arrest? Interruption and identity in adolescent chronic pain. Pain Rep. 3:e678. doi: 10.1097/PR9.0000000000000678
    [7] Jordan, A. L., Eccleston, C., and Osborn, M. 2007. Being a parent of the adolescent with complex chronic pain: an interpretative phenomenological analysis. Eur. J. Pain. 11:49. doi: 10.1016/j.ejpain.2005.12.012
    [8] Fisher, E., Law, E., Dudeney, J., Palermo, T. M., Stewart, G., and Eccleston, C. 2018. Psychological therapies for the management of chronic and recurrent pain in children and adolescents. Cochrane Database Syst. Rev. 9:CD003968. doi: 10.1002/14651858.CD003968.pub5

     

     

     

     

     

     



    Comparte esta información
    Documentación relacionada
    Padres
    Divulgación | 26/02/2021



    DOLOR INFANTIL