Contactanos:
Patrocinado por
Fundación Mutua Levante
Tel: 629217951
Profesionales
Formación
Herramientas para el paciente infantil con dolor crónico


09/06/2022

HERRAMIENTA CLÍNICA/FAMILIAR: VISIÓN GENERAL DEL DOLOR CRÓNICO

Gamwell KL, Homan KJ, Williams S. Herramientas para mejorar la educación sobre el dolor y la angustia emocional para pacientes pediátricos con dolor crónico. Carta de dolor pediátrico 2022;24(2):12-
1. Modelo biopsicosocial del dolor: la mayoría de las personas entienden el dolor como la respuesta física del cuerpo a una lesión. pero un mas
3. Analogía del problema de señalización: ¿Qué causa que el cerebro y el cuerpo reaccionen de esta manera? Pensemos en el dolor crónico como un
sistema de alarma defectuoso. Imagina que la señal de dolor es como el sistema de alarma de tu casa. Cuando funciona correctamente, la alarma de
su casa se activa cuando detecta un peligro (p. ej., alguien entra a robar a su casa). Esta alarma protege su casa y es útil ya que indica un peligro real.
4. Solucionar el problema de la señalización enfocándose en el funcionamiento y las emociones: la buena noticia es que hay una manera de
ayudar a que la alarma defectuosa se vuelva más precisa y solo suene cuando esté realmente en peligro. Aprender a funcionar a través de la
señal de alarma defectuosa y prestar atención a sus pensamientos y sentimientos durante el episodio de dolor crónico puede ayudar a reconfigurar
esas conexiones entre el cerebro y el cuerpo. Cada vez que puede hacer lo contrario de lo que le dice la señal de dolor defectuosa, está ayudando a
su cerebro a diferenciar entre señales de peligro precisas e inexactas. Además, es probable (y comprensible) que se haya centrado en las respuestas
de su cuerpo más allá de sus pensamientos y sentimientos durante los episodios de dolor crónico. Desarrollar su conciencia de sus pensamientos y
sentimientos y fortalecer su capacidad para compartirlos con otros ayudará a debilitar el impacto que el dolor tiene en su capacidad para funcionar. No
estamos diciendo que las sensaciones de su cuerpo, incluido el dolor, no sean importantes o que simplemente deba ignorarlas. ¡Lo que estamos
diciendo es que sus pensamientos y sentimientos son aún más importantes y que podemos apoyarlo mejor enfocándonos en este aspecto de su
experiencia para ayudarlo a sentirse más empoderado! La investigación sobre el dolor crónico nos muestra que la clave es lograr un mejor equilibrio
entre las respuestas de su cuerpo y sus pensamientos y sentimientos, como un balancín. Déjame mostrarte algunas imágenes para ilustrarlo.
Pero a veces este proceso no funciona correctamente, y su cerebro y cuerpo continúan enviando y recibiendo señales de dolor incluso después de
que el peligro haya pasado (p. ej., la enfermedad o lesión inicial haya sanado). Esto se denomina dolor crónico y no es útil ya que el peligro ha
desaparecido pero las señales aún se envían y el dolor aún se siente (p. ej., su pierna rota se curó pero cada paso que da sigue siendo doloroso).
Cuando el cerebro se enfoca en estas señales de peligro defectuosas, es difícil prestar atención a cualquier cosa que no sea la sensación física de
dolor y puede ser aún más desafiante realizar las actividades que desea y debe realizar.
Si inspecciona el sistema de alarma, no encontrará ningún problema con el hardware de la alarma (p. ej., los componentes físicos de la alarma),
pero encontrará que estas falsas alarmas se deben a un problema de software (p. ej., el sistema de comunicación dentro de la alarma) dando como
resultado el envío de una señal de peligro defectuosa. De manera similar, cuando experimenta dolor crónico, la enfermedad o lesión inicial se ha
curado; sin embargo, el sistema nervioso todavía envía señales que indican que algo anda mal.
Lo mismo sucede en su cerebro y cuerpo con dolor crónico. Cuando funciona correctamente, la alarma solo se activa cuando ocurre algo peligroso
(p. ej., tocar una estufa caliente): en su cuerpo, esto es un dolor agudo. Sin embargo, si el sistema comienza a funcionar incorrectamente, como
en el caso del dolor crónico, la alarma puede comenzar a sonar incluso cuando no sucede nada peligroso (por ejemplo, experimentar dolor incluso
cuando no se toca la estufa caliente).
2. Señalización aguda/crónica del sistema nervioso Explicación: todos los días, el cerebro y el cuerpo trabajan juntos para enviar y recibir señales
a través del sistema nervioso que, cuando funciona correctamente, lo mantienen en movimiento, seguro y funcional. Si se lesiona o se enferma, su
cuerpo envía una señal de «peligro» a su cerebro. Su cerebro procesa esta señal de «peligro» como dolor y envía una señal a su cuerpo para que
pueda responder y protegerlo. Esto se llama dolor agudo y es útil ya que mantiene a las personas seguras. Piensa en lo rápido que mueves la mano
cuando tocas una estufa caliente.
La comprensión completa del dolor incluye la consideración de cómo los pensamientos, los sentimientos y otros factores, como la genética y el
entorno, influyen en la experiencia del dolor. Nos referimos a estas interacciones biológicas, psicológicas y sociales como el modelo biopsicosocial.
Por ejemplo, si estás bromeando con un amigo y te da un codazo en broma, experimentarás esa respuesta física en tu cuerpo de manera diferente
que si te diera un codazo exactamente de la misma manera pero porque estaba enojado contigo. Esta diferencia en su percepción de estas dos
sensaciones físicas no es el resultado de la respuesta física de su cuerpo a los codos, sino más bien la interacción biológica (p. ej., qué tan cansado
está), psicológica (p. ej., diferentes estados emocionales) y social (p. ej., , interacción con los demás) factores que contribuyen a la percepción diferente.
Pero a veces el sistema de alarma comienza a funcionar incorrectamente y se activa cuando percibe que algo es peligroso cuando no lo es (por
ejemplo, lluvia golpeando la ventana). Es realmente difícil saber cuándo es seguro ignorar la alarma porque cada vez que la escuchas te preguntas
si algo grave podría estar mal. Con el tiempo, el sistema de alarma puede volverse más sensible a estos falsos peligros y se requiere cada vez menos
para activar la alarma (por ejemplo, el viento que sopla contra la casa, una sombra).

Gamwell KL, Homan KJ, Williams S. Herramientas para mejorar la educación sobre el dolor y la angustia emocional para pacientes pediátricos con dolor crónico. Carta de dolor pediátrico 2022;24(2):12-

Editora: Deirdre E. Logan, PhD, deirdre.logan@childrens.harvard.edu
Editora asociada: Abbie L. Jordan, PhD, aljordan@bath.ac.uk © 2022,
Grupo de Interés Especial sobre el Dolor en la Infancia, Asociación Internacional para la Estudio del Dolor®

www.childpain.org/ppl



Comparte esta información
Documentación relacionada
Profesionales
Formación | 24/03/2022



DOLOR INFANTIL