Profesionales
Formación
Si tienes dolor, no te calles, dímelo.


17/10/2019

MEDIR PARA TRATAR

Ana Minguez Martí, Farmaceútica del dolor del CHGU de Valencia

Para poder tratar el dolor, necesitamos medirlo con las herramientas validadas.

El dolor sigue siendo subestimado e insuficientemente tratado en los niños, por lo que por lo que para tratarlo se hace necesario identificarlo, localizado, cuantificarlo y reevaluado.

El tipo de dolor: Agudo (resultante de una patología aguda o como consecuencia de un procedimiento médico) o Crónico; su causa determinada, y la edad y el desarrollo cognitivo del niño, influyen de forma determinante en la evaluación de su dolor (1,2,3). Hay consenso en considerar que la intensidad del dolor autoinformada, es el estándar de oro para niños mayores de 6 años; sin embargo, para los niños más pequeños, el uso de escalas de dolor de comportamiento es obligatorio (4,5).

Existen numerosas escalas de dolor validadas de acuerdo a una metodología específica y para un contexto específico (4,5) Algunas escalas son polivalentes y han sido validadas por varios estudios en diferentes contextos. Algunas escalas miden las molestias del recién nacido o del bebé.

La herramienta ideal de evaluación del dolor infantil debe ser sensible y libre  de sesgos; con buena consistencia interna, buena confiabilidad entre evaluadores y buena validez de constructo y discriminante; ser fácil de entender y usar para todos los niños y para todos los tipos de dolor en todos los entornos clínicos. (5,6). Ninguna escala tiene todos estos atributos, y muy pocas escalas poseen criterios de validez sólidos y son polivalentes. Las escalas de dolor agudo por procedimiento en niños desde el nacimiento hasta la adolescencia validadas para su uso (4,6,7) según la bibliografía recopilada se enumeran a continuación en función de la edad del niño y su desarrollo y estado cognitivo.

  1. Kozlowski LJ, Kost-Byerly S, Colantuoni E, et Pain prevalence intensity, assessment and management in a hospitalized pediatric population. Pain Manag Nurs. 2014; 15(1):22 – 35.
 
  1. Gaffney A, McGrath P, Dick B. Medición del dolor en niños: problemas de desarrollo e      En: Schechter N , Berde C , Yaster M , eds. Dolor en bebés, niños y adolescentes. 2003; 2:128 – 141.
 
  1. Von Baeyer CL. Children’s self-reports of pain intensity: Scale selection, limitations and interpretation. Pain Res Manag. 2006; 11(3):157 –

 

  1. Manworren RC, Stinson J. Pediatric Pain measurement, Assessment and Evaluation. Semin Pediatr Neurol. 2016; 23(3):189-200.

 

  1. Thrane SE, Wanless S, Cohen SM, Danford The Assessment and Non- Pharmacologic Treatment of Procedural Pain from Infancy to School Age Through a Developmental Lens: A Synthesis of Evidence With Recommendations. J Pediatr Nurs. 2016; 31(1): 23-32.
 
  1. Stinson JN, Kavanagh T, Yamada J, Gill N, Stevens Systematic review of the psychometric properties, interpretability and feasibility of self-report pain intensity measures for use in clinical trials in children and adolescents. Pain. 2006; 125:143–157.
  2. Castarlenas E, Jensen MP, von Baeyer CL, Miró J. Psychometric Properties of the Numerical Rating Scale to Assess Self-Reported Pain Intensity  in  Children   and   Adolescents:   A   Systematic      Clin J Pain. 2017; 33(4):376-383.

 

 



Comparte esta información
Documentación relacionada
Profesionales
Divulgación | 17/11/2019
Profesionales
Educación | 16/11/2019
Padres
Casos Clínicos | 16/11/2019



DOLOR INFANTIL