Contactanos:
  • Patrocinado por
    Fundación Mutua Levante
    Tel: 629217951
    Padres
    Divulgación
    ¡Me duele! Los dolores de crecimiento en los niños


    07/05/2021

    ¡Me duele! Los dolores de crecimiento en los niños

    Chus Vidorreta, 05/02/2021

    El término de “dolores de crecimiento” fue usado por primera vez por el médico francés Marcel Duchamp en 1823, en su tratado «Maladies de la Croissance» (enfermedades del crecimiento) y así publicado en la literatura médica de esos años.

    ¿A qué edad sucede?

    Entre el 10% y el 30% de los niños en edad escolar y adolescentes sufren dolor de crecimiento en algún periodo de su vida, el síndrome afecta a menores de edad entre los 3 y los 14 años, sin embargo, en las niñas se puede extender a los 16 años y en varones hasta los 18. Por lo general, ocurren cuando los niños tienen entre 3 y 5 años o entre 8 y 12 años. En la adolescencia, la mayoría de los niños ya no tienen dolores de crecimiento.

    ¿Qué causa los dolores de crecimiento?

    Debido a su origen desconocido hay diversidad de opiniones al respecto de la causa que lo provoca.

    «Como los niños crecen con bastante rapidez, sus músculos, tendones y ligamentos también están creciendo», dice Jason Homme, MD, profesor asistente de pediatría en Mayo Clinic en Rochester, MN. Esas partes del cuerpo «pueden no estar creciendo al mismo ritmo, lo que puede provocar un poco de protesta».

    “El niño está en un periodo de crecimiento y a veces el hueso crece más rápido que lo que crecen las estructuras adyacentes, que son los músculos y los ligamentos, eso puede afectar al periostio, qué es la última capa del hueso que tiene sensibilidad al dolor” según la pediatra endocrinóloga Alicia Delgadillo, especialista del Instituto Mexicano de la Seguridad Social.

    “A pesar del nombre de «dolores de crecimiento», no hay evidencia firme de que los dolores de crecimiento estén relacionados con los brotes de crecimiento. En cambio, los dolores de crecimiento pueden ser simplemente dolores musculares debido a actividades infantiles intensas, que pueden desgastar los músculos de su hijo. Estas actividades incluyen correr, saltar y escalar. Los dolores de crecimiento parecen ser más comunes después de que un niño tiene un día particularmente completo de deportes” según Amita Shroff, MD, Gwinnett Medical Center en Lawrenceville, GA. Shroff .

    ¿Qué duele?

    La afección es un síndrome de causas desconocidas que provoca malestar en los huesos de las piernas, y en algunos casos en los brazos además de dolores de cabeza.

    “Los niños tienen dolores de crecimiento en las piernas. La mayoría de las veces duelen en la parte delantera de los muslos (la parte superior de las piernas), en las pantorrillas (la parte posterior de las piernas debajo de las rodillas) o detrás de las rodillas. Por lo general, ambas piernas duelen. Los dolores de crecimiento a menudo comienzan a doler justo antes de acostarse. A veces te vas a la cama sin ningún dolor, pero es posible que te despiertes en medio de la noche con las piernas doloridas. La mejor noticia sobre los dolores de crecimiento es que desaparecen por la mañana”. Nos dice Steven Dowshen, MD. KidsHealth

    La sintomatología es generalmente intermitente, con intervalos sin dolor que pueden oscilar de días a semanas. Si bien la afección es transitoria y benigna, puede ser muy molesta.

    En el médico:

    Sí, existe el dolor, no es un invento del niño, hay que revisar cada caso, porque al ser multifactorial, podría estar relacionado también con otros factores.

    Al diagnosticar los dolores de crecimiento hay que examinar a su hijo y hacerle preguntas sobre su historial médico y sus síntomas. Es importante descartar cualquier otra causa posible del dolor, antes de hacer el diagnóstico de dolores de crecimiento. Su diagnóstico se basa en la anamnesis, así como, en la ausencia de alteraciones en la exploración articular, por lo que no requiere exploraciones complementarias.

    “El dolor musculoesquelético puede tener múltiples orígenes (partes blandas, huesos, articulaciones) y estar producido por múltiples etiologías. Generalmente las causas responsables del dolor de crecimiento son benignas, aunque debe tenerse presente que el diagnóstico diferencial incluye enfermedades, cuyo pronóstico depende en gran medida de un diagnóstico precoz (infecciones osteo-articulares, artritis inflamatorias, neoplasias y patología traumatológica)”. Según Jaime de Inocencio Arocena, Pediatra.

    En la anamnesis y exploración se deben valorar varios factores, para un diagnóstico diferencial: La existencia o no de fiebre. Antecedentes traumáticos (Mecanismo, localización, tiempo transcurrido hasta la aparición de los síntomas). Localización. Patrón doloroso. Inspección general. Palpación. Examen articular. Examen articular indirecto (Valorar dismetrías).

    ¿Qué puedo hacer?

    El tratamiento consiste en calor local, masajes suaves y estiramientos controlados, también se pueden añadir analgésicos, si fuera necesario.

    1-Termoterapia

    La termoterapia consiste en la aplicación de calor en la zona con dolor, durante sesiones comprendidas entre diez minutos y media hora. La temperatura aplicada debe ser superior a la del propio cuerpo. El calor se propaga desde el agente térmico hasta el organismo de la persona, produciendo el aumento de temperatura, que provoca el efecto relajante y terapéutico:

    • Efecto vasodilatador. Aumenta el flujo de la sangre a la zona, con efecto analgésico.
    • Sedante. El calor de larga duración tiene un efecto sedante, que favorece la relajación muscular, aliviando la fatiga.

     2-Masaje

    Centrándonos en la sensación del dolor de crecimiento, a nivel físico, un masaje con movimientos (manipulaciones) lentos y suaves producen una sedación que puede ayudar a relajar los músculos y los nervios.

    El masaje es un tratamiento por el cual mediante la manipulación aplicamos un estímulo físico sobre el organismo, provocando unas reacciones biológicas, físicas y psíquicas.

    Con esto se consigue una disminución de la sensibilidad de las terminaciones nerviosas, es decir, que la información que envían (estímulo/dolor) al SNC queda rebajada o bloqueada debido al efecto analgésico.

     

     3-Estiramientos musculares

    Los ejercicios de estiramiento mejoran la flexibilidad, la circulación sanguínea local y general del músculo, se produce mayor elasticidad a nivel de sitios de inserción tendinosa y del periostio en el hueso, que se encuentran cercanos a la fisis de crecimiento. De esta manera se reduce el dolor que se presenta en el periostio por tensión en dicha placa, durante el descanso o por la noche como ya se ha comentado.

     Más información

    Gimenez_Garrote a.Dolores de crecimiento y su tratamiento. Revisión bibliográfica, Trabajo de Final de Grado 2016/17

    http://diposit.ub.edu/dspace/bitstream/2445/114221/1/114221.pdf

    Fuentes-Nucamendi MA, Carrillo-Muñiz H, Bonfil-Ojeda JR, Frías-Austria R, Hospital General de México O.D. SSA. Dolores de crecimiento. Régimen simplificado de tratamiento.2011. https://www.medigraphic.com/pdfs/ortope/or-2011/or112b.pdf

     

     

     

     

     



    Comparte esta información



    DOLOR INFANTIL